Un espacio único, diáfano con un uso más social de la vivienda se contrapone con los dormitorios que se desarrollan en zonas más privativas. El espacio resultante juega con distintos volúmenes aprovechando los elementos estructurales y de partición de las distintas dependencias de manera que el

espacio central tenga un recorrido visual y las distintas sombras que resultan de la incidencia de la luz natural le otorgan carácter. La luz artificial juega un papel importante al aprovechar elementos preexistentes como el pilar central para definir y delimitar espacios.